Guillem

Guillem

Write on Jueves, 03 Marzo 2016 Publicado en Novedades

Pero no nos atañe a nosotros dominar todas las mareas del mundo, sino hacer lo que está en nuestras manos por el bien de los días que nos ha tocado vivir, extirpando el mal en los campos que conocemos, y dejando a los que vendrán después una tierra limpia para la labranza. Pero que tengan sol o lluvia, no depende de nosotros.

—Gandalf, El Retorno del Rey.