Guía básica: ¿Cuántas Cajas Básicas se necesitan?

Escrito por Dens Write on Lunes, 15 Septiembre 2014 Publicado en Blog Visto 403 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Llega un momento en la vida de todo jugador, una vez exploradas las reglas básicas, estrellado decenas de veces contra el maldito Troll del Anduin e intentado liberar a su compañero de todas las maneras posibles de las mazmorras de Dol Guldur, en el que tiene que dar respuesta a una pregunta trascendental (para el juego claro, no para la vida) ¿Y ahora por dónde sigo?
Esta cuestión tiene múltiples caminos, pero hoy sólo me voy a centrar en uno de ellos ¿Es necesario comprarse un segundo (o tercer) Juego Básico o es suficiente con uno para disfrutar del juego?

Antes de intentar arrojar algo de luz sobre el tema, voy a sentar las bases de algo que no existe en el ESDLA LCG, la rareza de las cartas.

En los juegos de cartas CCG (como Magic o Vampire: TES), existe un concepto llamado rareza de las cartas. Esto es que, a diferencia de los LCG, las cartas que contienen los sobres son aleatorias. No podemos saber con antelación qué cartas vamos a obtener y además, dentro de cada ampliación (lo que sería un ciclo para nuestro juego), algunas cartas salen con mayor frecuencia que otras, provocando que ciertas cartas (las raras, con menor frecuencia) tengan un valor más elevado que otras (las comunes, con mayor frecuencia).

Con el nacimiento de los LCG por parte de Fantasy Flight Games esta rareza desaparece, ya que en cada sobre (o pack de aventura) adquirimos tres copias de cada carta y además podemos saber con antelación qué cartas van a ser en concreto. Pero hay ciertos casos en los que no obtenemos nuestras tres copias, como en la Caja Básica de ESDLA LCG.

Por tanto, y utilizando el símil de los CCG, para este artículo llamaremos Rara a las cartas que sólo tienen una copia en el Juego Básico, Infrecuente a las que tienen dos copias y Comunes a las cartas que tienen tres copias.

A continuación, voy a listar las Raras e Infrecuentes de la Caja Básica para tenerlas controladas:


Raras: Tumba enana, Beorn, La hospitalidad de Beorn, Brok Puñohierro, Piedra de Celebrian, Conocimiento sombrío, Fortuna o destino, Determinación sombría, Henamarth Cantofluvial, Cuerno de Gondor, Permaneced unidos, Golpe rápido y Coraje inesperado.

Infrecuentes: Hacha enana, Una luz en la oscuridad, Una prueba de voluntad, Hoja de Gondolin, Coraza de la Ciudadela, Causa común, Herrero de Erebor, Siempre alerta, Faramir, Finta, ¡Por Gondor!, Trampa del bosque, La búsqueda de Gandalf, Gleowine, Golpe apresurado, Arquero a caballo, Mataorcos de Barba Larga, La riqueza de Lórien, Minero de las Colinas de Hierro, Rastreador norteño, El poder de la tierra, Protector de Lórien, Ataque rápido, La astucia de Radagast, Lluvia de flechas, Caminos secretos, Instinto de supervivencia, Arquero del Cauce de Plata, Ataque furtivo, hijo de Arnor, Senescal de Gondor, Fuerza de voluntad, El favor de la Dama, El saludo de los Galadhrim, Muro de lanzas, Sacrificio valeroso, Tuk errante y Voluntad del Oeste.

En total 12 Raras y 38 Infrecuentes.
Como veis, la mayoría de las Raras e Infrecuentes son cartas muy útiles que querremos tener en triada, pero alguien decidió que una copia de Tumba enana o Cantofluvial eran más que suficiente para desarrollar mazos competentes y sin fisuras.

Independientemente de lo que pensemos sobre no introducir tres cartas de cada tipo en la Caja Básica, lo que hubiese llevado a un encarecimiento del juego o a una disminución en el número de cartas de Jugador disponibles, y como ese tema da para una entrada a parte (o un debate en los comentarios), tenemos cuatro opciones en lo que hacer respecto a la Caja Básica se refiere:

Nota: Tened en cuenta que estas cuatro opciones están pensadas desde el punto de vista de uno o dos jugadores. Más adelante plantearemos las mismas opciones si sois un grupo de juego amplio (tres o cuatro jugadores).

1. Asumir que hay ciertas cartas de las que nunca vamos a disponer tres copias. Es decir, no hacer nada.

La primera opción que tenemos es jugar exclusivamente con una Caja Básica del juego ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene esta opción? Pues la ventaja principal y más directa es el ahorro que esta decisión nos supone. La segunda de las ventaja (o el primero de los inconvenientes si ponemos la siguiente oración afirmativa) es no tener decenas de cartas de sobra que no nos van a servir para nada ¿Queremos 8 copias de Gandalf o 6 copias del maravilloso Guardia de la Ciudadela?

A cambio tenemos un inconveniente algo molesto; no disponer de tres copias de cartas que vamos a querer tener tarde o temprano. Cartas como Una prueba de voluntad o Finta, por citar un par, son muy utilizadas durante todo el juego, y debido a su poder vamos a querer tener el máximo número posible dentro de nuestro mazo ¿Esto significa que no comprar una segunda copia del Juego Básico no es una opción? En absoluto, pero si tomáis esta opción, sed conscientes que en algún momento de vuestra vida de jugador vais a echar de menos la tercera copia de esa carta que tan bien os vendría en ese momento crítico en el que os encontráis.

2. Convertir las Infrecuentes en Comunes. Es decir, buscar a alguien que se haya comprado una segunda copia del Juego Básico.

Si alguien adquiere una segunda copia del Básico, se encontrará además de las 6 copias del Guardia de la Ciudadela, con 4 copias de las cartas Infrecuentes (dos por cada Básico), por lo que tendrá 38 cartas inútiles para él pero muy útiles para nosotros.

Las ventajas de esta opción son las mismas que la de la anterior, un ahorro considerable además de no tener que hacerse cargo de tanta carta inútil de sobra. A cambio, seguimos teniendo el mismo inconveniente que con la opción de no hacer nada pero de manera reducida. Nuestra colección pasará a estar formada por 12 Raras y Comunes. Seguiremos echando de menos ciertas cartas (sobre todo Tumba enana, Coraje inesperado, Henamarth Cantofluvial y el Cuerno de Gondor), pero la nostalgia será mucho menor.
3. Convertir las Raras en Infrecuentes y las Infrecuentes en Comunes. Es decir, adquirir una segunda copia del Juego Básico.

Así, la pena se reduce considerablemente. Con dos copias de las Raras, serán escasas las veces que echaremos en falta un tercer Cuerno de Gondor. Pero a cambio, si el dinero es un factor a tener en cuenta para nosotros, avanzaremos más lentos en nuestra colección. Hay que tener en cuenta que aunque el Juego Básico es bastante rejugable, no lo es eternamente y podemos entrar en una fase de apatía por jugar siempre las tres mismas misiones y perder esa ilusión por avanzar a través del Bosque Negro.

Si decidís tomar esta opción, os recomiendo que la hagáis cuando hayáis avanzado algo en los ciclos, así podréis volver atrás y derrotar a los Trolls de la Carroca con ese mazo que os hubiera gustado haceros sin que hayáis quemado el juego. Eso sí, acordaros de los que han escogido la segunda opción y dad salida a esas Infrecuentes que os sobran. Más de un jugador (y de dos) lo agradecerá.

Además pensad que para que esta opción os salga rentable en calidad/precio, tendréis que buscarle una utilidad a todas las cartas de Encuentro duplicadas (las tres misiones iniciales básicamente). Algunos jugadores deciden montar las misiones de manera permanente y así no tener que separar los distintos mazos cada vez que avancen para llevar el mensaje del Rey Thranduil. Otros prefieren alterar los mazos oficiales del juego para aumentar su dificultad añadiendo una copia del Vástago de Ungoliant y el Zumbacuernos a “A través del Bosque Negro” o poblar el Anduin con más Trolls. Pero por favor, que nadie intente aumentar la dificultad de Dol Guldur en solitario usando esta idea. Puede dañar seriamente la salud.

4. Convertir todas las cartas del juego en Comunes. Es decir, comprar dos Juegos Básicos extras.

Son básicamente las mismas ventajas es inconvenientes que en el punto anterior, pero duplicadas: más dinero, más cartas sobrantes, preocupación cero por no disponer de tres copias de cada carta… Y sí, los de esta opción acordaros también de los de la opción dos, que toda ayuda contra la Sombra es poca.

Como contrapunto, tened en cuenta que el inconveniente de cartas de Encuentro sobrantes aquí se torna bastante más seria y habría que buscarle una alternativa más consistente que añadir tres o cuatro cartas a las misiones.

Como conclusión, no creo que haya una opción correcta así que no voy a recomendar ninguna, ya que la realidad de cada uno es muy diferente. Lo que sí os puedo decir es que yo tomé la opción II y pocas veces echo en falta esas 12 Raras (aunque a Cantofluvial lo extraño mucho cuando no sale) y ahora se me haría difícil no utilizar muchas de mis nuevas comunes de tres en tres.
Multijugador

La cosa cambia mucho cuando estamos hablando de tres o cuatro jugadores. Si pretendemos hacer tres mazos diferentes entre sí con un solo Juego Básico, las cartas empiezan a escasear, y no sólo las Infrecuentes o las Raras. Otra razón para adquirir un segundo Juego Básico en los grupos grandes es el Contador de Amenaza. Yo suelo jugar en solitario y siempre tengo uno disponible, pero creo que aunque pueda ser sustituido por un dado o un papel en que anotemos las subidas y bajadas del mal, tiene que ser algo incómodo hacerlo así.

Además, el inconveniente del dinero en este caso se diluye, ya que el juego puede ser adquirido por dos personas que compartan colección. Al fin y al cabo, son tus compañeros de viaje y siempre vais a jugar juntos. Y en caso de ruptura, se divide la colección en dos y aquí paz y después gloria.

A diferencia del caso anterior, aquí sí que me mojo y recomiendo al menos una segunda copia del Juego Básico para grupos de estas características.

Y hasta aquí las posibilidades a la hora de hacer frente a la dichosa pregunta que todos nos hacemos. Ahora os la traslado a vosotros ¿Qué opción de las cuatro habéis tomado o vais a tomar?

Un saludo y hasta la próxima.

Dens

Modificado por última vez en Lunes, 20 Agosto 2018 23:10

12 comentarios

  • Dens
     
    Enlace al Comentario Editado el: Domingo, 13 Septiembre 2015 publicado por Dens

    Mirando al dorso de la caja la fecha de impresión del juego (viene en un recuadro blanco). Si es el 2013, es versión con erratas corregidas.

  • GPdMG
     
    Enlace al Comentario Editado el: Domingo, 13 Septiembre 2015 publicado por GPdMG

    Me estoy planteando un Juego Básico de segunda mano. ¿Cómo sé si tiene las erratas corregidas o no?

  • Mzafar
     
    Enlace al Comentario Editado el: Jueves, 18 Septiembre 2014 publicado por Mzafar

    Hasta ahora lo he jugado todo con una sola caja básica sin adiciones y, aunque he sudado la gota gorda en ocasiones (como con el asedio a Cair Andros), se puede superar todo.

    Solo veo necesario ampliar el número de cartas de la caja básica para desarrollar estrategias avanzadas muy peculiares, como por ejemplo un mazo de Caldara, donde necesitas tumbas enanas y fortuna o destino a mansalva. Sin embargo, últimamente me estoy planteando comprar una segunda caja básica no solo por completar la primera sino, sobre todo, por tener al menos una copia corregida de las cartas erratadas.

  • Carlos
     
    Enlace al Comentario Editado el: Jueves, 18 Septiembre 2014 publicado por Carlos

    Yo lo que hice fue comprar un "despiece" del core en ebay y me hice con todas las comunes por 4 euros.
    Después imprimí las raras e infrecuentes (sólo la parte delantera de la carta) y las metí en la funda de esas comunes aprovechando para que hagan de trasera
    Quedan genial, apenas se nota que son fotocopia

    Y nunca, nunca me compraría un segundo Core...me parece un gasto muy bestia para paliar un mal diseño del core. Recomiendo fotocopias

  • Fingolfin
     
    Enlace al Comentario Editado el: Martes, 16 Septiembre 2014 publicado por Fingolfin

    Yo también opte por tener dos copias del juego, y tirar de fotocopias para las cartas únicas que me faltan..

    Lo que si echo de menos son las cartas corregidas ya que mis dos cajas son anteriores a la corrección de erratas.

Inicia sesión para enviar comentarios