Atlas de la Tierra Media: Angmar despertado

Escrito por Write on Lunes, 01 Octubre 2018 Publicado en Blog Visto 605 veces
Valora este artículo
(2 votos)

Quinta entrega de nuestro Atlas de la Tierra Media; esta vez recorreremos Arnor, el reino perdido de los Dúnedain.

Recordaros que:

  • La información narrada en las entradas del Atlas no es mía, es una recopilación de páginas como la Tolkienpedia, el Fenómeno o El Anillo Único, que os recomiendo visitar en caso de que queráis saber más sobre la geografía e historia de la Tierra Media.
  • Las fechas expuestas en todos los artículos son aproximadas, ya que las he sacado de diferentes fuentes y no todas las cronologías coinciden. Si estáis seguros de que alguna es incorrecta, por favor, hacédmelo saber y la corrijo para tener una línea temporal mucho más completa y correcta.

Preparad vuestras mejores armas y todo el valor que tengáis; pues las tierras de Arnor están gobernadas por los muertos y éstos no conocen la piedad.

RP. Intrusos en el Bosque de Chet: Es el bosque que ocupa la mayor parte de las Tierras de Bree, en pleno centro de Eriador, y está situado al este del Camino Verde y al norte del Camino del Este. Su linde occidental llega al pie mismo de la Colina de Bree, cerca de la empalizada del propio Bree, mientras que al este alcanza los márgenes del pantano de Moscagua. Chet es un bosque de caducifolias, y aunque el terreno es difícil y ondulado, se trata de un lugar tranquilo y hermoso. La pequeña aldea de Archet se oculta en un valle entre sus árboles, cerca del margen sur del bosque.


Históricamente, el bosque pertenece primero a la corona de Arnor desde su fundación en el 3320 de la Segunda Edad, y a la de Arthedain a partir del 861 de la Tercera Edad, hasta su desaparición en 1974. Siglos más tarde, Frodo, Sam, Merry y Pippin, liderados por Aragorn, cruzan el bosque de oeste a este durante los tres primeros días de octubre de 3018, tratando de escapar de la vigilancia de los Nazgûl. A finales de ese mismo año, unos bandidos en proveniencia del sur asolan la región, y tras ser derrotados por los aldeanos de Bree en una escaramuza en enero de 3019, se refugian en las espesuras de la parte norte del bosque. No serán completamente desalojados de estos territorios hasta la llegada de los mensajeros de Aragorn, Rey del Reino Unificado.

RP. Las Colinas de los Vientos: Las Colinas del Viento fueron una cordillera de colinas de baja altitud que se extendían en forma de cadena de norte a sur en el centro de Eriador. Su nombre fue dado por los hombres debido al viento que solía soplar en sus cimas, que hacía que los montes de la cordillera tuvieran poca vegetación. La importancia de las Colinas del Viento radica en su colina más meridional: la Cima de los Vientos, en cuyo punto más alto se construyó la torre de Amon Sûl, donde se dice que guardaba una de las palantíri de Númenor.

Poco se conoce acerca de la historia temprana de las Colinas del Viento; es posible que existieran desde la creación de Arda pero los pocos registros que hablan de Eriador durante la Primera Edad no permiten conocer mucho sobre si estas se encontraban habitadas por alguna raza libre. Es posible que algunas tribus de Edain las poblaran aunque no es muy seguro.

Las Colinas del Viento siguieron pasando desapercibidas a lo largo de la historia de la Tierra Media hasta la Tercera Edad, con la fundación del reino dúnedain de Arnor en Eriador, que posteriormente se dividió en Arthedain, Rhudaur y Cardolan. Al norte de estos reinos se encontraba Angmar, un reino maligno gobernado por el Rey Brujo, el más poderoso de los Nazgûl. Cuando los hombres de Rhudaur cayeron bajo el poder de Angmar y se volvieron contra Arthedain, el reino más poderoso, Argeleb I, su rey, fortificó las Colinas del Viento, pues constituían la frontera oriental del reino. La construcción más importante de las colinas fue la torre de Amon Sûl, donde se guardaba una palantír y donde se decía que Elendil subió para recibir a las tropas élficas de Gil-galad en la Guerra de la Última Alianza.

A finales de la Tercera Edad, durante los acontecimientos de El Señor de los Anillos, Aragorn y los hobbits Frodo, Sam, Pippin y Merry cruzan estas colinas por el sur, a través de Amon Sûl, para evitar ser encontrados por los Nazgûl en su viaje a Rivendel. Durante su paso, encuentran aún restos y ruinas de las antiguas fortificaciones que poblaban antaño las Colinas del Viento.

Por su situación céntrica en Eriador, las Colinas del Viento, que se extendían de norte a sur en una sucesión de elevaciones, constituyeron una importante y bien marcada frontera entre los reinos de Arthedain y Rhudaur durante los primeros siglos de la Tercera Edad. La cordillera de colinas no era muy ancha, aunque sí bastante larga, midiendo de 70 a 80 millas en vertical. En general, todas las colinas eran de poca altura, destacando la Cima de los Vientos, la más meridional y algo alejada del resto. A pesar de la baja altitud, como destacaban mucho en comparación con las regiones llanas de los alrededores, permitían una amplia vista de las tierras hasta a muchas millas de distancia.

El clima de las Colinas del Viento era temperado y algo continental, caracterizado por un viento omnipresente que le da nombre a la cordillera. Otra característica de las colinas era que había poca vegetación en ella, abundando sobre todo los arbustos y las especies herbacias, cosa que hacía díficil ocultarse en ellas.

El clima de las Colinas del Viento era temperado y algo continental, caracterizado por un viento omnipresente que le da nombre a la cordillera. Otra característica de las colinas era que había poca vegetación en ella, abundando sobre todo los arbustos y las especies herbacias, cosa que hacía díficil ocultarse en ellas.

RP. Muro de los Muertos: Para conocer de dónde procede el sobrenombre del Muro de los Muertos, es necesario conocer la historia de Fornost.

Fornost es la gran ciudad de los Dúnedain del Norte, situada al pie de la más meridional de los montes de las Quebradas del Norte, y que durante siglos es la capital del Reino de Arthedain. La etimología (‘Fortaleza Real del Norte’) sugiere que la villa debe de estar fortificada, y que contiene seguramente un recinto palaciego. De Fornost parte el Camino del Norte, que atraviesa Eriador hasta el puente de Tharbad.

Durante la Segunda Edad, la región es un asentamiento de antiguas poblaciones de hombres. Pero en el año 3320, Elendil establece el reino de Arnor, y entre las ciudades que los Númenóreanos fundan a partir de ese año se encuentra Fornost Erain. En el año 861 de la Tercera Edad, a la muerte Eärendur último rey de Arnor, sus hijos se disputan el reino y lo dividen en tres. El primogénito, Amlaith, funda Arthedain con capital en Fornost, en lugar de Annúminas. El nuevo reino hereda todas las reliquias de Númenor, incluyendo el cetro de Annúminas, los fragmentos de Narsil, el Anillo de Barahir y la Piedra de Annúminas, que se salvaguardan en la nueva corte.

En 1409 el Rey Brujo de Angmar invade Arthedain. Como la torre de Amon Sûl está a punto de ser tomada, la piedra de Amon Sûl es enviada a Fornost, aunque más tarde en el mismo año, los ejércitos del Nazgûl avanzan hacia la capital. Sin embargo, el rey Araphor consigue rechazar el ataque con el apoyo de Círdan. Siglos después, en 1630 y gracias a la ayuda de fuerzas de Lindon, Rivendel y Lórien, expulsa a Angmar de todo el noreste de Arthedain.

En el año 1973 de la Tercera Edad, Arvedui, rey de Arthedain (el único que quedaba del antaño próspero reino dúnadan del norte, Arnor), previendo un ataque de Angmar y siendo consciente de que el frágil reino estaba en un serio aprieto, envió mensajes solicitando ayuda urgente al Rey Eärnil II de Gondor, el reino dúnadan del sur.

Por desgracia, el Rey Eärnil II tardó un tiempo en reunir a sus tropas, por lo que en el 1974 de la Tercera Edad, antes de que acabara el invierno, el Rey Brujo lanzó a los ejércitos de Angmar ocupando Fornost y rechazando a los Dúnedain más allá del Lhûn. Arvedui, resistió mientras pudo en las Quebradas del Norte, para más tarde escapar con algunos miembros de la guardia al noroeste con las heredades de Arnor. Se refugia entre los Lossoth en la Bahía de Hielo de Forochel, (donde posteriormente moriría tras el naufragio de un barco enviado por Círdan para rescatarle, desapareciendo para siempre la Piedra de Annúminas y la Piedra de Amon Sûl) mientras Arthedain desaparecía bajo el poder arrollador de las tropas del Rey Brujo.

En el año 1975 un gran ejército llega a Lindon desde Gondor, dispuesto a enfrentarse al Nazgûl, que envía sus tropas al oeste, fuera de la ciudad. Durante la denominada batalla de Fornost, Angmar es definitivamente derrotada, pero la destrucción es tal que los Dúnedain no pueden mantener ni el reino ni su capital, que en los siglos posteriores cae en ruinas. Desde entonces, y hasta el final de la Tercera Edad, nadie viaja a la ciudad excepto los Montaraces. De Fornost sólo quedan ruinas recubiertas por la hierba. Los hombres la llaman ‘Foso del Muerto’ o ‘Los Muros de los Muertos’ y creen que es una región habitada por fantasmas.

1. Los Páramos de Eriador: Eriador es una de las regiones más extensas de la Tierra Media . Se encuentra habitado por muchos pueblos, y en él viven Hombres, Elfos, Enanos y Hobbits . Fue aquí donde en los primeros años de la Tercera Edad los Hombres fundaron el reino de Arnor, que se acabó perdiendo, quedando sólo el reino de Gondor.

Los límites de Eriador son las costas septentrionales de Beleager y la Bahía de Hielo de Forochel al norte, las Montañas Nubladas al este, el río Aguada Gris al sur, y las Ered Luin al oeste; pero tras la Primera Edad los límites occidentales fueron las nuevas costas del Mar de Beleager .

Eriador es una región relativamente plana, pero posee grandes zonas de colinas en su interior. Cerca del Golfo de Lhûn se encuentran, de oeste a este, las Colinas de la Torre , las Colinas Lejanas y las Quebradas Blancas . Más al este, tras el Bosque Viejo , se encuentran las Quebradas de los Túmulos , y más al suroeste las Quebradas del Sur . Lejos de allí, en el norte se hallan las Quebradas del Norte , mientras que casi en el centro de Eriador se encuentran las Colinas del Viento . Además de esas, también se encuentran las Colinas de Evendim al oeste y al sur del lago del mismo nombre.

Grandes ríos atraviesan también Eriador, los más importantes, nombrados de oeste a este, son los siguientes: el río Mithlond , que desemboca en el Golfo de Lhûn, y el río Lhûn , su afluente; el río Baranduin que nace en el Lago Evendim ; y el río Aguada Gris , que posee muchos afluentes, como el Fontegrís , el Bruinen , el Glanduin y el Sirannon , que forman en su desembocadura los pantanos de Nîn-in-Eilph .

Eriador también se caracterizaba por sus extensos bosques, que antes de la llegada de los Numenóreanos se extendían por prácticamente toda la región. Hoy en día sólo quedan algunos vestigios de esa gran floresta, que se nombran a continuación de oeste a este: unos bosques de nombre desconocido en las faldas occidentales de las Ered Luin, los bosques de Eryn Vorn en las costas meridionales de Eriador; el Bosque del Fardo al norte de la Comarca; el Bosque Cerrado al sureste de la Comarca, el Bosque Viejo al este de la Comarca; el Bosque de Chet al este de la aldea de Archet en las Tierras de Bree ; y el Bosque de los Trolls en Rhudaur, cerca de Rivendel.

Eriador existe desde el principio de la creación de Arda, pero en la Primera Edad no tuvo mucha importancia, pues fue un lugar de paso para los Elfos y Hombres que iban al continente perdido de Beleriand y para los Enanos que se dirigían a sus minas en Ered Luin. No fue hasta el comienzo de la Segunda Edad, que Eriador, tras el sumergimiento de Beleriand, empezó a ser lugar de pequeños asentamientos sedentarios de Hombres y Elfos.

En los días de esplendor de Númenor, los Hombres fundaron varias colonias al norte y al sur de la Tierra Media, concretamente en Eriador y en Gondor. Cuando Númenor cayó, los Fieles se trasladaron a las colonias que había hecho su pueblo en la Tierra Media y formaron dos grandes reinos: Arnor en el norte y Gondor en el sur. Por aquel entonces Eriador era una región repleta de bosques, y casi toda su extensión fue talada por los Hombres, quedando como únicos vestigios el Bosque Viejo y Eryn Vorn .

El reino de Arnor no se mantuvo tan homogéneo como el de Gondor y se acabo dividiendo en tres reinos: Arthedain, Rhudaur y Cardolan. Fue en esos tiempos que los Hobbits cruzaron las Montañas Nubladas y se asentaron definitivamente en la Comarca , su país. Se encontraban como súbditos del rey de Arthedain, pero los Hobbits apenas se relacionaron con los Hombres. El Rey Brujo de Angmar, el más poderoso de los Nazgûl, acabó definitivamente con los reinos de Eriador y Arnor se perdió para siempre. Sin embargo, los Hombres continuaron viviendo en Eriador en la aldea de Bree y sus alrededores.

2. Huida del Monte Gram: El Monte Gram fue un monte del norte de las Montañas Nubladas que estuvo ocupado por Orcos en la Tercera Edad. Se deconoce cual es exactamente su ubicación, aunque se cree que está entre las Montañas de Angmar y las Landas de Etten. Los Orcos liderados por Golfimbul que atacaron la Comarca en el año 2747 de la Tercera Edad, residían en el Monte Gram.

3. A Través de las Landas de Etten: Las Landas de Etten eran unas escabrosas tierras salvajes que se extendían al pie de las vertientes occidentales de las Montañas Nubladas, al norte de Rivendel y justo al sur del antiguo reino de Angmar. En estos territorios también se hallaba la región conocida como los Valles de Etten, atravesados por torrentes impetuosos y en ocasiones, infranqueables.

Uno de los aspectos más conocidos de las Landas de Etten fueron los trolls, los cuales habitaban a lo largo y lo ancho de la región. Por este motivo, las Landas siempre han sido consideradas unas tierras peligrosas que los viajeros deben evitar.

4. La Traición de Rhudaur: Rhudaur es un de los reino de los Dúnedain en Eriador, que se disgregan de Arnor en el año 861 de la Tercera Edad, junto a Arthedain y Cardolan.

Rhudaur se emplazaba en el oriente de Eriador en los territorios comprendidos entre los ríos Mitheithel y Bruinen, al sur de las Landas de Etten y al oeste de las Montañas Nubladas. Era una tierra bastante dura e inhóspita en general, aunque en ella se describían tres zonas bastante diferenciadas. Al norte, el terreno era especialmente estéril, escarpado y de difícil tránsito; la proximidad de las montañas y su clima extremo lo hacían una región deshabitada y siniestra que jamás fue objeto de preocupación por parte de los pobladores de las regiones meridionales.

Era la zona donde se localizaban los Páramos Fríos y el Borde del Yermo, territorios por donde Huargos, Trolls y Orcos podían ser vistos con frecuencia. El centro del país lo ocupaba un territorio de características similares al anterior, con la diferencia que su clima más húmedo y suave permitía el crecimiento de un frondoso bosque; de entre las copas de los árboles asomaban las cimas de colinas y peñascos en las que solían encontrarse numerosas cuevas. Al sur del bosque, el Gran Camino del Este lo atravesaba hasta los Vados del Bruinen; cerca del Último Puente se levantaron las fortalezas más importantes de la región, aunque para la época de la Misión de Erebor no eran más que un montón de ruinas.

El sur del Rhudaur lo ocupaba la región del Ángulo, bastante diferente al norte del país, por donde se extendía una fértil llanura de aluviones y se gozaba de un clima mucho más benigno que permitía las cosechas; allí se concentraba la mayor parte de la población. El reino tenía una extensión de aproximadamente 15.000 kilómetros cuadrados.

Rhudaur fue fundado en el año 861 de la Tercera Edad por uno de los hijos menores de Eärendur, el último rey de Arnor, fruto de las disensiones que tuvo con sus hermanos. Desde el principio fue, de los tres reinos del norte, el que menos Dúnedain albergó (quizá solamente la familia real y algunos pocos nobles), y el que más hostilidad mostró hacia sus “reinos hermanos”. Los conflictos por la posesión de Amon Sûl (más concretamente por la Palantir que allí se albergaba) se iniciaron casi de inmediato, aunque la guerra como tal tardase algún tiempo en llegar. En cualquier caso, estos conflictos aceleraron la decadencia `e dos Dúnedain, especialmente de los de Rhudaur.

De los primeros siglos de existencia del reino se sabe que los Dúnedain erigieron su capital al norte del Gran Camino, en los lindes del Bosque de los Trolls, y que el pueblo Hobbit habitó durante un tiempo en las tierras del Ángulo antes de emigrar a Bree primero y a La Comarca después. En el año 1300 el Rey Brujo se instaló en Carn Dûm y el reino fue inmediatamente presa del Señor de los Nâzgul. Con el control de los diversos pueblos de Hombres Malvados que habitaban al norte de las Landas de Etten, a mitad de siglo había conseguido extinguir la Línea de Isildur y colocar a un caudillo norteño en el trono.

En esa época y ante la vacante de un legítimo heredero de Isildur en el trono de Rhudaur, el rey de Arthedain, Argeleb, reclamó la corona; esta fue la excusa para que se iniciara una verdadera guerra entre los tres reinos, aunque de nuevo el verdadero motivo de la misma era la posesión de la Colina de los Vientos. Aunque Arthedain resultó vencedor, en estas guerras los escasos Dúnedain de Rhudaur que quedaban, la mayoría de los Cardolan, y un buen número de los de Arthedain, perecieron, y las pretensiones de Argeleb fueron frenadas. Los Hombres de Rhudaur ocuparon las Colinas de los Vientos, aunque Amon Sûl y toda la frontera habían sido fortificadas por Arthedain. Los encuentros de ambas fuerzas fueron constantes, y en uno de ellos en el que participaron Orcos de Angmar, el rey Arveleg fue muerto. Ante la imposibilidad de obtener la Palantir, el Rey Brujo decide pasar a la ofensiva y en el 1409, con el pretexto de invadir Cardolan, ocupó toda Rhudaur. Aunque no consiguió la Piedra Vidente, arrasó la Cima de los Vientos y puso en jaque a Arthedain. Entre tanto Rhudaur fue poblada por seres espectrales, Orcos, Dunledinos y Hombres de las Colinas, algunos de los cuales fueron enviados a guerrear con los Dúnedain de Cardolan.

El fin del reino llegó en 1975 con la definitiva derrota de Angmar en la Batalla de Fornost; desligados de la influencia del Rey Brujo, los supervivientes se desperdigaron por Eriador y las Tierra Brunas, dejando el territorio abandonado. En el año 2941 tuvo lugar en el Bosque de los Trolls el famoso encuentro entre Bilbo Bolsón, los Enanos, el Mago Gandalf y los Trolls Guille, Tom y Berto Estrujonez. A pesar de no mencionarse ningún nombre de gobernante, ni de acontecimientos concretos en los registros históricos sobre Rhudaur; los registros apócrifos citan algunos avatares que omiten los “Históricos”. Se nombran aquí como curiosidad aunque probablemente sean inventados o supuestos.

En el año 861 de la Tercera Edad, Aldarion, hijo menor del último rey de Arnor, Eärendur, funda el reino de Rhudaur. No pasa un siglo cuando el monarca intenta reunificar de nuevo el antiguo reino de su padre; la campaña del 949-950, que no pasó de ser una serie de escaramuzas fronterizas, acabó frustrada ante la oposición de los Dúnedain de sus “reinos hermanos”. Un año después el monarca fallece y con él el periodo de mayor poderío de Rhudaur bajo el gobierno de los Dúnedain.

Con la muerte de Forodacil en el 1176 y la usurpación del trono por parte del norteño Rhugga, terminó la dinastía Númenóreana en Rhudaur. En los años 1197 y 1235 es Rhudaur la que es invadida por Cardolan, pero una fuerza de Orcos y Montañeses derrota a los Dúnedain de Cardolan en Cameth Brin. Rhudaur pasa a la contraofensiva e invade Cardolan pero la intervención de Arthedain salva al reino de Tyrn Gorthad. En el año 1350, los Dunledinos, protegidos por el Rey Brujo, invaden Rhudaur, y cinco años después, a la muerte del rey norteño, se hacen con el gobierno efectivo.

5. La Batalla de Carn Dûm / 6. El Reino del Terror: Carn Dûm es la fortaleza del Rey Brujo de Angmar, a mediados de la Tercera Edad, y está localizada en el extremo norte de las Montañas Nubladas, al pie del pico más septentrional del tramo conocido como los Montes de Angmar.


Históricamente, la región está habitada por montañeses, pero hacia el año 1300, el líder de los Nazgul se desplaza en secreto al norte, donde se proclama Rey de Angmar, y se establece en Carn Dûm. A los hombres malvados de la zona suma Orcos de las Montañas Nubladas y otras feroces criaturas. Tras siglos de guerra contra Arthedain y Cardolan, y tras ocupar todo el norte de Eriador e incluso Fornost en 1974, los ejércitos del Rey Brujo resultan derrotados en la batalla de Fornost de 1975. El propio Nazgul se enfrenta a sus perseguidores, Glorfindel y Eärnur, en las Landas de Etten, sin haber podido alcanzar su refugio de Carn Dûm. Huye de norte y de la ruina definitiva de sus huestes: se dice que durante un tiempo, no quedaron criaturas malignas al oeste de las Montañas Nubladas.

El 28 de septiembre de 3019, los Hobbits Merry, Pippin y Sam son capturados por unos tumularios en las Quebradas de los Túmulos. Merry explica que quienes les han atacado han sido hombres de Carn Dûm, remanente probable de los espíritus maléficos con los que el Rey Brujo pobló la región en 1636.

Y hasta aquí la geografía de las gélidas tierras de Angmar. Espero que os haya gustado; nuestro siguiente viaje nos lleva a la ruinas de la antiguas Edades del Reino de Númenor.

Dens

Modificado por última vez en Domingo, 30 Septiembre 2018 21:56

3 comentarios

  • Rubén Briongos
     
    Enlace al Comentario Editado el: Jueves, 04 Octubre 2018 publicado por Rubén Briongos

    Muchas gracias por el artículo, como siempre es una placer leer sobre la geografía y los lugares en los que se desarrollan las aventuras. ¡Esperando con ganas el siguiente!

  • Jose Manuel
     
    Enlace al Comentario Editado el: Martes, 02 Octubre 2018 publicado por Jose Manuel

    Un gran artículo y muy entretenido. Saber la historia de las regiones que vamos jugando hace el juego mucho mas inmersivo si cabe. Muchas gracias por el esfuerzo y deseando que llegue el siguiente

  • Javier Duran
     
    Enlace al Comentario Editado el: Lunes, 01 Octubre 2018 publicado por Javier Duran

    Gran artículo. Siempre es un placer leer sobre el Lore de un ciclo.
    Muchas gracias!

Inicia sesión para enviar comentarios